Estás en VISIT & LIVE > VISITAR BERLÍNQUÉ VER > POTSDAM
Siguenos Me gusta Seguir Conectar Ver perfil

Potsdam

Foto Potsdam

Potsdam es una pequeña y bellísima ciudad situada a tan sólo 30 Kilómetros del centro de Berlín. Considerada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, esta metrópoli no destaca únicamente por sus jardines y palacios, sino por los hechos históricos tan importantes que sucedieron allí. Te recomendamos verdaderamente visitar Potsdam si tu estancia en Berlín supera los 3 días, porque merece mucho la pena.

 

Seguidamente te proponemos 7 lugares que no te puedes perder si visitas Potsdam.

La misión de VISIT & LIVE es ayudar

a viajeros y emigrantes en Berlín

con esta web.

¡Ayuda a financiarla!

Botón Donaciones

1. El Palacio de Sanssouci y sus jardines

Fotos Sanssouci

El Palacio de Sanssouci fue el primer palacio construido en Potsdam en 1747, por orden de Federico II, el cual lo utilizó como casa de verano y lugar de descanso. Y de ahí su nombre, "Sanssouci" significa en francés "sin preocupaciones".

 

El edificio posee unas dimensiones algo pequeñas pero es todo un deleite para los amantes del barroco rococó. Hoy en día, es usado como galería de pinturas en su mayor parte, pero en sus habitaciones pudieron alojarse en el pasado artistas y filósofos tan importantes como el famoso Voltaire. 

 

Aunque lo que sin duda más suele gustar a sus visitantes, son sus enormes jardines, donde además se hallan varias esculturas y edificios emblemáticos como la Casa de Té China. 

2. La Nueva Orangerie

Foto Nueva Orangerie

Muy cerca del Palacio de Sanssouci, casi en frente de una de sus fachadas traseras, se halla el Palacio de la  Nueva Orangerie, terminado en 1864 en estilo renacentista italiano. 

 

Además de la gran belleza del edificio, destaca su colección de cuadros, así como su jardín botánico, utilizado en la actualidad para la investigación por la Freie Universität Berlin (Universidad Libre de Berlín).

3. El Nuevo Palacio

Foto Nuevo Palacio

Es el palacio más grande de todo Potsdam. También ordenado construir por Federico II como residencia para invitados, no pudo ser terminado hasta 1769. 

 

Al ser erigido tras la Guerra de los Siete Años, tuvo muchas críticas entre la población de la época, pues se quejaban de que mientras ellos pasaban hambre y miseria, el rey edificaba un nuevo palacio de dimensiones desorbitadas. Sin embargo, la intención que tenía Federico El Grande era una táctica de política exterior: pretendía demostrarle a Europa y al mundo, la grandeza de Prusia y su éxito en el conflicto bélico.

 

Destaca enormemente su diseño de interiores realizado en su mayor parte en mármol.

4. El Palacio Cecilienhof

Foto Cecilienhof

Construido en honor a la princesa Celicilia, fue el último palacio establecido por la familia Hohenzollern, siendo realizado entre 1914 y 1917. 

 

Su exterior se asemeja mucho más a una casa de campo inglesa que a un palacio en sí, pues Guillermo II ordenó su edificación siguiendo la moda de la época. Al igual que Sanssouci, sus jardines gozan de una belleza espectacular.

 

Pero ni su arquitectura ni su diseño paisajístico es por lo que se dio a conocer este Palacio, sino porque en él tuvo lugar la Conferencia de Potsdam tras la II Guerra Mundial.

5. El Casco Antiguo

Foto Casco Antiguo de Potsdam

El Casco Antiguo de Potsdam está compuesto por una serie de edificios emblemáticos y callejuelas encantadoras por las que da gusto pasear. Entre sus atracciones turísticas más destacadas se encuentran la Iglesia de San Nicolás (St. Nikolai Kirche), la plaza del Antiguo Mercado (Alter Markt), el Museo del Cine de Potsdam (Filmmuseum) y el Antiguo Ayuntamiento (Altes Rathaus).


No menos importantes son las tres antiguas puertas de la ciudad: Jägertor, Nauener Tor y Brandenburger Tor. Ésta última es, efectivamente, otra Puerta de Brandemburgo distinta a la de Berlín, más pequeña y antigua, aunque indudablemente la menos conocida que la de la capital alemana.

6. El Barrio Holandés

Foto Barrio Holandés

Dentro del Casco Antiguo de Potsdam se halla uno de sus imprescindibles más atractivos: el Barrio Holandés. No ocupa más que unos cuantos metros cuadrados, pero al caminar por él sentirás estar en algún pueblecito de los Países Bajos. 

 

El distrito fue levantado en el S.XVIII para atraer a los emigrantes holandeses, grandes arquitectos y especialistas en construir sobre terrenos pantanosos, ideales para trabajar en aquella época en la ciudad. 

7. El Puente de los Espías y la Ciudad Prohibida

Foto Puente de los Espías

El Puente de Glienicke, más conocido como el Puente de los Espías, fue uno de los pasos fronterizos clave durante la Guerra Fría. En realidad, sólo tuvieron lugar aquí cuatro intercambios de espías entre soviéticos y estadounidenses, pero la industria del cine lo ha reflejado en tantas películas, que se ha convertido en un punto de interés turístico importante.

 

Por otra parte, en sus inmediaciones, se halla la denominada Ciudad Prohibida, en la que vivían los antiguos espías soviéticos alejados de toda población, y cuyo acceso estaba restringido y prohibido para el resto de los ciudadanos. Hoy en día, en este lugar se pueden ver algunas de las mansiones más costosas de Potsdam y Berlín, así como distintas embajadas. Únicamente notaremos que nos adentramos en la susodicha "Ciudad Prohibida", por el cambio de color del muro (de ladrillo rojo a pintura blanca) que existe a la orilla del río.

CÓMO LLEGAR A POTSDAM Y RECOMENDACIONES

Para llegar a Potsdam desde Berlín, sólo tienes que tomar el S-Bahn (tren de cercanías) S7 Potsdam o el tren regional RE1 hasta la parada Potsdam-Hbf (Estación Central de Potsdam).

 

Una vez allí, has de tener en cuenta que, a pesar de ser una ciudad pequeña, en Potsdam hay distancias largas entre los lugares emblemáticos. Por eso, si lo que deseas es verlo todo, recomendamos 2 opciones a las que puedes acceder directamente desde la salida de su Estación Central (Potsdam-Hbf):

 

1. Alquilar una bici. Si el clima acompaña, es la opción más cómoda y la que más merece la pena, ya que además de ir parando cuando te apetezca, pasear en bici por las calles y jardines de Potsdam es una experiencia muy agradable.

 

2. Tomar el Bus Hop-on Hop-off. El transporte público en la ciudad de Potsdam son el autobús y el tranvía (aunque éste último sólo pasa por una parte muy reducida de la ciudad). Además, los autobuses tardan bastante y la comunicación entre los distintos monumentos no es buena. Por eso te recomendamos el Bus Hop-on Hop-off, el cual no te saldrá por mucho más dinero que varios tickets de autobús; pasa y para en todos los lugares importantes cada media hora; y cuenta con una audio-guía que te va explicando cada uno de los puntos de su recorrido.

También puede interesarte:

Berlín imprescindible

Si dispones de poco tiempo para ver Berlín, te contamos lo imprescindible que no te puedes perder.

Berlín Imprescindible

Arte gratis en Berlín

Te mostramos 10 importantísimas obras de arte de renombre internacional que puedes ver gratis en Berlín.

Arte gratis

Museos en Berlín

Berlín cuenta con un gran número de museos importantes de todo tipo. ¡No te los pierdas!

Museos

 


Partners:

Sara Escudero