Estás en VISIT & LIVE > VISITAR BERLÍNSOBRE BERLÍN > HISTORIA DE BERLÍN
Siguenos Me gusta Seguir Conectar Ver perfil

Historia de Berlín


Foto Historia de Berlín

ORÍGENES (1200 - 1415)

El origen de Berlín se halla rondando el año 1200, cuando se comenzó a poblar una pequeña isla del río Spree -donde hoy en día se encuentra La Isla de los Museos- una reducida civilización de mercaderes y pescadores. Dicha isla recibiría el nombre de Colonia (Cölln).

Un poco más adelante, se habitaría también el barrio que conocemos actualmente como Barrio de San Nicolás (Nicolai Viertel), por numerosos emigrantes del Rin y Franconia, y esa pequeña población daría lugar al nombre de Berlín.

En 1307 ambas ciudades se unen bajo el nombre de Berlín.

La misión de VISIT & LIVE es ayudar

a viajeros y emigrantes en Berlín

con esta web.

¡Ayuda a financiarla!

Botón Donaciones

LA FAMILIA HOHENZOLLERN (1415 – 1813)

En el S.XV, una familia noble emigrada del sur de Alemania, la familia Hohenzollern, comienza a darle esplendor cultural, artístico y económico a Berlín.

En 1415 fue seleccionada como la capital del Reino de Brandemburgo, dentro del Sacro Imperio Romano Germánico.

Federico I (11 de julio de 1657 – 25 de febrero de 1713) fue el primer miembro de los Hohenzollern que se convirtió en el Rey de Prusia, después de ayudar al emperador Leopoldo I en la Guerra de Sucesión Española. Le sucedió Federico Guillermo I en 1713.

Foto Estatua Federico II

El emperador Federico II (24 de enero de 1712 – 17 de agosto de 1786), hijo y sucesor al trono de Federico Guillermo I en 1740, eligió precisamente Berlín como su paradero oficial y, tras arrebatarle numerosos territorios al rey Fernando II, el regente convierte esta ciudad en la capital del Reino de Prusia.

 

Federico II ordenará construir muchos de los edificios más importantes que todavía hoy se pueden apreciar en la ciudad de Berlín y sus alrededores, tales como: el Forum Fridericiaum (la actual plaza de Bebelplatz); o la construcción del Palacio de Sans Souci, en Potsdam.


A finales de Octubre de 1806, las tropas Napoleónicas invadieron Berlín bajo el mandato de Federico Guillermo III. Aunque la ciudad volvió a recuperar por completo su soberanía pocos años más tarde, este hecho influyó enormemente para que se fomentara un fuerte movimiento nacionalista.

 

En 1810 se construye la célebre Universidad de Humboldt (Humboldt Universität), donde se formarán más adelante hasta 29 ganadores del Premio Nobel.


Foto Universidad de Humboldt

OTTO VON BISMARCK Y LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL (1815 – 1918)

Otto von Bismarck (8 de abril de 1815 – 30 de julio de 1898) fue uno de los políticos más importantes en la historia de Alemania, pues consiguió fundar el Segundo Imperio Alemán. Ejerció como político y militar durante el reinado de Federico Guillermo IV, Guillermo I y Guillermo II, dimitiendo en 1890 por las desavenencias con este último.

 

 

Guillermo II (27 de enero de 1859 – 4 de junio de 1941) tomó la posesión del trono en 1888. Fue un emperador de difícil carácter y fuerte temperamento.

Su mala actitud y sus disconformidades con Bismarck provocaron una crisis dentro del gobierno alemán. Su mala gestión de su política exterior influyó decisivamente para que se llegara a la Primera Guerra Mundial.

 

Fue el último emperador alemán y el que ordenó destruir la antigua Catedral de Berlín y emplazarla por la actual, a cargo del arquitecto Julius Raschdorff.

LA REPÚBLICA DE WEIMAR (1919 – 1933)

Después de que Alemania perdiese la primera Guerra Mundial, se fundó la República de Weimar (1919 – 1933).

 

La República de Weimar fue una república democrática. También esta época es conocida como los dorados años 20, pues fue una un periodo que destacó por su gran desarrollo cultural.

LA GRAN DEPRESIÓN Y EL TRIUNFO DE LOS NAZIS (1929 – 1933)

Pese a los problemas que causó la hiperinflación durante toda la década de los años 20 y los problemas financieros que desencadenó de la Crisis del 1923 en EE.UU, la economía alemana salió adelante gracias a los planes que llevaron a cabo sus dirigentes políticos, principalmente Hjalmar Schacht y Gustav Stresemann.

 

A la muerte de Stresemann en 1929, Estados Unidos bloqueó sus préstamos a Alemania, provocando lo que se llamó La Gran Depresión y perjudicando gravemente a la clase media, la cual se sintió enormemente estafada.

Alemania bajó su producción a la mitad en sólo tres años y, consecuentemente, los partidos moderados perdieron miles de votos, votos que favorecieron enormemente al Partido Nacionalsocialista Alemán -Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei o Partido Nazi-, el cual ocupó ya en 1930 la segunda posición en el Parlamento. 

LA ALEMANIA NAZI Y LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL (1933 – 1945)

En 1933 Adolf Hitler tomó el poder de la nación votado en democracia con mayoría absoluta. En este hecho influyó, sin duda, el pánico social que éste creó previamente, tras haber ordenado el incendio del edificio del Reichstag, culpando posteriormente a los comunistas y sugiriendo que era el anuncio de los mismos de una nueva revolución.

 

Su plan para Berlín era el de convertirla en la ciudad más grandiosa del mundo y, aunque nunca pudieron llegar a completarse sus proyectos arquitectónicos, aún hoy se conservan en la ciudad edificios como el del Estadio de los Juegos Olímpicos de 1936.

 

Su idea inicial se basó en que los los sujetos de los países que hablaban alemán debían estar unidos. Así, comenzó a invadir los países más cercanos –como Polonia, Rusia y Ucrania-, para unificar de nuevo el Imperio Alemán que existía antes de la Primera Guerra Mundial y echando de allí a sus habitantes para que los territorios fueran ocupados más adelante por alemanes.

 

Más allá de estos países, su ambición pareció no tener límites, teniendo el propósito de dominar el mundo.

Y al tratarse de un régimen totalitario y fascista, no hubo tampoco lugar dentro de él para los judíos, esclavos, gitanos, inmigrantes u homosexuales, los cuales fueron perseguidos, torturados en campos de concentración y, más tarde, asesinados.

 

En 1939, Gran Bretaña, Francia y algunos países de la Commonwealth le declaran la guerra a Alemania, comenzando la Segunda Guerra Mundial. En ella combatieron las principales potencias del mundo asociadas en varios ejes militares.

 

En abril de 1945 Berlín es asaltada por las fuerzas soviéticas y, el 30 de este mismo mes, según las fuentes soviéticas, Hitler se suicida en uno de los búnkers de la ciudad.

 

Al finalizar la guerra en Europa, Berlín quedó devastada casi en su totalidad.

Foto Muro de Berlín

EL TRATADO DE PAZ Y LA DIVISIÓN DE BERLÍN (1945 – 1989)

Tras la muerte de Hitler y el fin de la II Guerra Mundial, se reunieron los dirigentes de EE.UU, Reino unido y la URSS; Truman, Churchill y Stalin respectivamente, para establecer un Tratado de Paz. Esta reunión recibió el nombre histórico de La Conferencia de Potsdam, celebrada entre el 17 de julio y 2 de agosto de 1945. En ella dichos líderes políticos se repartieron los territorios berlineses dividiéndolos en cuatro zonas diferenciadas: la soviética, la inglesa, la francesa y la estadounidense.

 

En 1948 los Aliados del Oeste de Alemania establecen la República Federal Alemana (RFA); así como en 1949, la URSS crea la República Democrática Alemana (RDA), bloqueando los accesos al Berlín Occidental por tierra.

 

En 1961, debido a la gran fuga de alemanes de la RDA a la RFA, la Unión Soviética decide levantar un Muro que se construyó en apenas dos noches.  A partir de entonces, los berlineses que se encontrasen dentro de la RDA no podrán salir y quedarán aislados sin poder viajar a cualquier país que no perteneciese a la ideología comunista.

LA CAÍDA DEL MURO Y LA REUNIFICACIÓN DE ALEMANIA (1989 – 1990)

El 9 de noviembre de 1989 la RDA da a conocer la noticia de que a los ciudadanos de la RDA se les concederá un permiso para poder viajar abiertamente a la RFA. Horas más tarde, los berlineses de ambos lados (Este y Oeste) se concentran por la noche en sendas partes y cae el Muro de Berlín.

 

A la mañana siguiente, los ciudadanos vuelven al Muro con herramientas para destruirlo. Por un pacto entre ambas partes, se decide dejar en pie algo más de 1 Kilómetro del mismo para recordar la barbarie que éste supuso al separar a habitantes, familiares y amigos de una misma ciudad en dos zonas impenetrables.

Hoy en día se ubica en este tramo la East Side Gallery, que es también una galería al aire libre, pues más adelante esa parte del Muro será pintada por artistas internacionales –algo que estuvo terminantemente prohibido durante toda la RDA-.

 

En 1990 tiene lugar la Reunificación Alemana y se decide trasladar la capital de Alemania de Bonn, de nuevo, a Berlín. A partir de entonces, la ciudad adquiere el centro del poder político e intenta renacer cultural, artística y económicamente para recuperar la metrópolis unida que algún día fue.

 

Actualmente la ciudad de Berlín ha reparado y restaurado la mayoría de los edificios emblemáticos que fueron demolidos durante la guerra, así como ha invertido en nuevos proyectos arquitectónicos, convirtiéndose en uno de los mayores centros artísticos y culturales de Europa.

Foto Reichstag

También puede interesarte:

Qué ver en Berlín

Berlín tiene un montón de sitios increíbles para ver. Te hablamos de sus monumentos, imprescindibles,...

Qué ver

Berlín hoy

Conoce cómo es Berlín en la actualidad: su situación económica, laboral, precios medios, barrios...

Berlín Hoy

Museos en Berlín

Berlín cuenta con un gran número de museos importantes de todo tipo. ¡No te los pierdas!

Museos

 


Partners:

Sara Escudero