Estás en VISIT & LIVE > VIVIR EN BERLÍN > VIDA BERLINESA  > SER BERLINÉS (11 Pasos)
Siguenos Me gusta Seguir Conectar Ver perfil

Cómo ser berlinés en 11 pasos

Foto Cómo ser berlinés

La cultura alemana tiene, como cualquier otra, sus peculiaridades y costumbres. La berlinesa también y, además, difiere paradójicamente de la alemana en algunos aspectos. A continuación te dejamos 11 pasos que puedes seguir para convertirte en un auténtico berlinés...o no, pero eso es cosa tuya.

1. Habla de tú (du), en lugar de usted (Sie)

"La gran mayoría de los alemanes habla de usted en casi cualquier situación, especialmente en el trabajo, independientemente de la edad", te dirán en la escuela de alemán. Y es cierto. Pero en Berlín NO. A excepción de que tengas una entrevista de trabajo, para ser un buen berlinés, tienes que tutear. 

2. No combines la ropa, mejor estáte preparado para el Apocalipsis

Lo de ser práctico por encima de estar "guap@" o "estéticamente aceptable", es algo ligado a la cultura alemana en general, pero que en Berlín se acentúa si cabe aún más. Quizás tengan que ver en ello los cuatro tipos de viento que hacen que en tan sólo una hora la temperatura de la ciudad pueda subir o bajar hasta 20 grados de más, o de menos. Pero lo cierto es que un berlinés no se preocupa de minucias como combinar colores o tejidos, sino de ir cómodo y bien preparado para la lluvia, nieve o lo que pueda venir, llevando incluso, como MUY POCO, un recambio de calcetines en su mochila (lo más probable es que también lleve un chubasquero, guantes, gorro y la caja de herramientas para su bici).  

3. Deja tus botellas debajo de las papeleras

Este es uno de los detalles más berlineses que puedes hacer (y solidarios). En Berlín, como en el resto de Alemania, por cada botella que reciclas, te dan una pequeña suma dinero. Por eso, si no quieres, o no tienes tiempo para ir a la máquina de reciclaje para recibir unas monedas, no tires las botellas a la papelera, déjalas justo debajo. En pocos minutos, aparecerá alguien necesitado (generalmente algún vagabundo), que pueda recogerlas y aprovechar ese dinero sin tener que rebuscar en la sucia basura.

4. Usa abreviaturas y motes para designar diversos puntos de la ciudad

A los berlineses les encantan las abreviaturas y los motes para designar diversos puntos de Berlín. Tanto es así, que a veces incluso es rarísimo que alguien te mente los lugares por su nombre real. Así, Kottbusser Tor es "Kotti", la Casa de las Culturas del Mundo (Haus der Kulturen der Welt) es la "ostra embarazada" ("Schwangeren Auster“), la Fuente del Globo Terráqueo (Weltkugelbrunnen) es la "Albóndiga de agua" ("Wasserklops"),...

5. Si vas en bici, eres intocable

Las bicis en Berlín son como las vacas en la India: sagradas.

Berlín es una gran ciudad con las consecuencias de tráfico que eso conlleva. De manera que a menudo, es fácil escuchar pitidos o voces cuando alguien infringe las normas de tráfico poniendo en peligro la seguridad de los demás... Excepto si vas en bici. Si vives en Berlín un tiempo considerable, te darás cuenta de que las bicis pueden hacer casi cualquier cosa sin que nadie les chiste y que, incluso a veces, la persona expuesta en peligro por el ciclista, es la que incomprensiblemente pide perdón. Verdad verdadera.

6. No te andes por las ramas, sé directo

Lo de andar por las ramas o ser insincero no va demasiado con la cultura berlinesa, ni con la alemana en general. Pero no te lo tomes a mal, porque es su manera de hacer "lo correcto". De manera que si invitas a cenar a alguien y no le ha gustado la comida, te dirá abiertamente que no le ha gustado nada en absoluto sin tapujos. Además, si eres tú el invitado y al que no le ha gustado, agradecerán tu sinceridad.  Su forma de entender este comportamiento es que si algo no gusta, no se vuelva a repetir y se pueda mejorar. Decir la verdad absoluta, de hecho, no implica ningún enfado ni estado de malestar entre ellos. La relación y la velada continúa como si nada hubiese ocurrido. Aunque si bien es verdad que esta manera de actuar es bastante práctica, algún tipo de tacto a veces no estaría de más. Pero eso sólo dependerá de la persona que tengas delante.

7. No improvises demasiado

Salvo excepciones, la improvisación brilla por su ausencia en Berlín. Si quedas con alguien un día para ir a un bar a una hora determinada, es para ir a ese bar, ese día, a esa hora. Punto. Eso de cambiar los planes sobre la marcha, o aparecer por sorpresa en casa de alguien... Uy uy uy, mejor no lo hagas, a no ser que conozcas muy bien a la persona y te dé su permiso para hacerlo, porque si no, la persona en sí puede entrar en cortocircuito.

8. Tu domingo berlinés: Brunch, Mauerpark y Tatort

Hacer un Brunch, ir a Mauerpark y ver la serie Tatort son tres de las cosas más berlinesas que puedes hacer un domingo. El plan de muchos berlineses cada domingo, en realidad. 

Lo que quizás nos llama más la atención es lo de Tatort, una serie policíaca que lleva en emisión más de 50 años y que rueda cada semana en una ciudad diferente de Alemania o Austria, consiguiendo que los alemanes estén enganchadísimos a la pequeña pantalla domingo tras domingo. De hecho, ellos van al bar a ver Tatort con los colegas como quien va a ver el fútbol y, como se te ocurra hablar durante la emisión, te mandarán callar... y con mala cara.

9. Si no miras a los ojos mientras brindas, mereces morir

Protocolo en un bar berlinés (o alemán): pedir una cerveza y, antes de beber, decir "Prost!" (¡salud!) y brindar mirando a los ojos a cada uno de los presentes. Si no les miras, la superstición dice que son 7 años de mal sexo y nadie quiere eso. Así que si miras a otra parte, más de uno se pondrá nervioso, o te mirarán todos sin beber cuan animal al acecho hasta que te des cuenta. Admitimos que esta situación en ocasiones puede ser incluso divertida para los que no compartimos esa costumbre y vemos a alguien que no tiene ni idea. 

10. Haz la cobra cuando intenten darte dos besos

Si has vivido en Berlín y no te han hecho la cobra al intentar dar dos besos, no has vivido en Berlín. Aunque conozcas de antemano que allí tienen otras costumbres, en ocasiones, por inercia, lo haces ¡y lo sabes! Efectivamente, lo correcto cuando te presentan a alguien es dar la mano y, cuando es un(a) amig@ con el que tienes mucha confianza, un abrazo. 

11. No te sientes a beber, bebe mientras caminas

Beber (bebidas alcohólicas) en la calle en Berlín está legalmente permitido. De hecho, algunos alemanes beben en casi todas partes, a todas horas. Una de las costumbres más berlinesas -y para muchos agradable- es comprar una cerveza en un Späti y pasear por las bellas calles de Berlín mientras charlas con algún(a) amig@.

También puede interesarte:

Hacer la compra en Berlín

Dónde hacer la compra como en tu país de origen...o casi.

Hacer la compra

 

Mercadillos en Berlín

Te mostramos los mercadillos más populares de Berlín.

Mercadillos

Parques en Berlín

Te hablamos de 7 parques de Berlín que se merecen una visita.

Parques